viernes, 26 de febrero de 2010

EL VIAJE DE MARÍA

2 comentarios:

Merci dijo...

Alguna veces y por no ser una madre muy paciente, me siento algo desanimada de que mi hija no avance como yo espero que haga, pero luego veo lo que consigue y lo bonito que es y debo aceptar que elritmo de las peronas no es siempre el mismo ni desde luego el mío es el de mi hija. Gracias Mary, porque le sacas lo mejor a ella, pero sobre todo a mí.

Mary dijo...

Gracias Mercedes, pero agradecimiento es el mío hacia ti, porque me confías un hermoso ser, tu hija.

Seguir su ritmo es nuestra obligación, le debemos ese derecho, a cambio de todo lo que ella nos da: su mirada siempre alegre, sus carcajadas contagiosas, radiante vitalidad, cariño incondicional, sus conversaciones llenas de curiosidad y ganas de aprender…

Compartir contigo sus avances,¡ que son muchos!, me llena de felicidad.
Mary